Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Las células T, más potentes frente a Ómicron. Combaten mejor la nueva variante que los anticuerpos neutralizantes, la primera defensa

Las células T, más potentes frente a Ómicron.  Combaten mejor la nueva variante que los anticuerpos neutralizantes, la primera defensa.  Las...




Las células T, más potentes frente a Ómicron. 

Combaten mejor la nueva variante que los anticuerpos neutralizantes, la primera defensa. 

Las conclusiones que se derivan de los primeros estudios, a un mes de la aparición de la nueva variante Ómicron, indican que es más contagiosa que Delta y que evade parcialmente la acción de los anticuerpos neutralizantes generados por una infección previa o la vacunación. Hasta aquí las malas noticias.

Pero parece que hay una buena, y es que hay otras defensas, las células T (que confieren la llamada «inmunidad celular») que han dado muestras en laboratorio de combatir mejor esta variante. Las células T se encargan de identificar las células que han sido infectadas por un virus y las eliminan.
 Investigadores de Ciudad El Cabo (Suráfrica) han enfrentado a Ómicron al suero de personas vacunadas con una o dos dosis de Janssen o con dos de Pfizer.

En todos los casos, la eficacia de las células T CD4 sólo se redujo entre un 20% y un 30%, mucho menos de lo que sucede con los anticuerpos neutralizantes. En otras palabras, el estudio muestra que se mantiene un 70% de la protección otorgada por estas células. «Los datos son muy consistentes con todas las vacunas», señaló la viróloga Wendy Burgers, autora del estudio publicado en la revista Science.
 «Puede que sea algún factor de la biología de esta variante, pero por lo que sabemos sobre las células T, esto es lo que hacen: controlar el virus después de que te haya infectado. Es su momento de brillar», explica.

Otro de los aspectos clave sobre los que cada vez hay mayor evidencia es que esta variante podría provocar una infección menos grave que las anteriores. Prueba de ello es que la actual ola de contagios de covid en Suráfrica, que está dominada por Ómicron y ya está dando sus primeras señales de descenso, está dejando una tasa de hospitalización de solo el 5,7%, frente al 15,6% de la tercera ola (Delta), el 16,2 % de la segunda (Beta) y el 13,1 % de la primera. Transcurrido ya alrededor de un mes desde la identificación de la nueva variante y con los contagios empezando a ralentizarse, los hospitales surafricanos confirmaron la muerte de un 5,6% de los pacientes admitidos por covid en esta presente ola, mientras que en las olas previas se alcanzó el 20%. El «pero» es que la levedad podría deberse a una mayor inmunidad previa de la población. 

No hay comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.