Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

La cascara de cebolla podría combatir el cáncer.

La cascara de cebolla podría combatir el cáncer.  La investigación resalta los detalles benéficos de la cáscara de cebolla   En la Universid...



La cascara de cebolla podría combatir el cáncer. 

La investigación resalta los detalles benéficos de la cáscara de cebolla
 
En la Universidad de Chile encontraron el antioxidante más potente conocido hasta ahora en la cáscara de una cebolla. Según científicos chilenos la cáscara de cebolla podría combatir el cáncer.

Dos académicos de la Universidad de Chile encontraron el más potente antioxidante conocido en la cáscara de la cebolla. Tras esto según científicos chilenos la cáscara de la cebolla podría combatir el cáncer.

El trabajo estuvo a cargo de Jocelyn Fuentes, jefa del Laboratorio de Análisis de Antioxidantes, y por Hernán Speisky, director del Laboratorio de Antioxidantes.

Ambos investigadores forman parte del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile.

La investigación comenzó en el 2017 cuando se propusieron encontrar qué le pasaba a los antioxidantes cuando se oxidan, específicamente a los polifenoles.

El descubrimiento
“Encontramos e identificamos en la piel de la cebolla que la molécula de benzofuranona (BZF), la forma oxidada del polifenol quercetina, tiene una potencia antioxidante 1.000 veces superior a la del mismo polifenol sin oxidar”, dice Fuentes sobre la elección de esta verdura.
A partir del estudio crearon un extracto a partir de la piel seca de cebolla, el cual administraron en dosis muy pequeñas a animales.

A estos los protegió contra el daño a su mucosa intestinal y la función de barrera de su intestino de agentes oxidantes, que provocan daños gastrointestinales.

De esta manera podría usarse en el tratamiento de la obesidad y la diabetes, que está asociada a alteraciones en el funcionamiento de esta barrera.

Encontraron este antioxidante en la cebolla común como en la morada y la de chalota, detalla la académica.

Los investigadores advirtieron que a pesar de que este antioxidante está presente en la cáscara de la cebolla, no es ingerible directamente.

Es por esto que tiene que someterse a cierto proceso.

Speisky, precisó que “el interés en los antioxidantes se debe a que el consumo de alimentos ricos en moléculas con capacidad de neutralizar los radicales libres, reducen el riesgo de desarrollar enfermedades” como aquellas que afectan el sistema cardiovascular, el sistema nervioso central y diversos tipos de cáncer

No hay comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.