Page Nav

HIDE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Top Ad

+56967033618

NOTICIAS

latest

STREAME TV

Volume 90%
Press shift question mark to access a list of keyboard shortcuts
Keyboard Shortcuts
Play/PauseSPACE
Increase Volume
Decrease Volume
Seek Forward
Seek Backward
Captions On/Offc
Fullscreen/Exit Fullscreenf
Mute/Unmutem
Seek %0-9
Next Up
1080p HD
00:00
00:00
00:00
 
This video file cannot be played.(Error Code: 232001)
+56967033618

Científicos han desarrollado prototipos de manos biónicas que conectan electrodos con el sistema nervioso de la persona.

A través del uso de electrodos e impulsos eléctricos, investigadores en EE.UU. han logrado que pacientes puedan calcular la presión que debe...


A través del uso de electrodos e impulsos eléctricos, investigadores en EE.UU. han logrado que pacientes puedan calcular la presión que deben ejercer al manipular diferentes objetos. 


Normalmente, una persona amputada no recibe ningún tipo de información de su prótesis. Una realidad que diversos centros buscan revertir y a la cual investigadores de las universidades de Chicago y Case Western Reserve, en EE.UU., han encontrado una solución: generar sensaciones realistas de tacto mediante la estimulación directa del sistema nervioso.

Para ello han desarrollado prototipos de manos biónicas que, mediante electrodos en la palma y la punta de los dedos de la prótesis, están conectadas con el sistema nervioso de la persona.

La función de esos electrodos es detectar la presión que ejerce un objeto o superficie al contacto con la prótesis. Esta información es enviada al cerebro convertida en impulsos eléctricos, gracias a unos algoritmos diseñados por los investigadores y que también permiten conocer la ubicación de los objetos, como explica Dustin Tyler, ingeniero biomédico de la U. Case Western Reserve y uno de los creadores del proyecto.

"La capacidad de determinar cuánta presión se aplica es clave para la manipulación compleja de objetos y para interacciones humanas", precisa.

El experimento se ha realizado con dos personas que sufrieron la amputación de una mano, quienes ya son capaces de diferenciar hasta 20 niveles de presión. Hasta ahora, han conseguido que esta sensación táctil se mantenga durante los dos años que ha durado la investigación.

Uno de ellos es Keith Vonderhuevel, oriundo de Ohio, quien reconoce que hoy siente mayor confianza al dar apretones de manos, caricias o manejar objetos delicados, sin temor a ejercer demasiada presión.

En la investigación, publicada ayer en la revista Science Translational Medicine, se cuenta también que ambos pacientes sufrían del llamado "dolor fantasma" en la zona amputada, pero que esta molestia ha desaparecido casi completamente al recuperar la sensación de tacto.


A partir de estos resultados, los investigadores confían en que esta tecnología pueda ser usada de por vida e implantarse a gran escala en el mediano plazo. Asimismo, "podría ser utilizada en prótesis de piernas que reconozcan distintos tipos de suelo y se adapten a superficies irregulares", dice Tyler.

Tareas cotidianas

Parte del mismo equipo -el doctor Suman Bensmaia, de la U. de Chicago- ya había dado a conocer hace unos días un resultado similar en un paciente parapléjico, quien logró recuperar la sensación de que sus dedos fueran tocados, utilizando una tecnología similar.

"El tacto proporciona la información necesaria para que ejecutemos tareas delicadas como colgar la ropa o doblar una hoja de papel. Sin él, incluso las tareas cotidianas pueden resultar difíciles", precisa Tyler.

La investigación es parte de una iniciativa financiada por la Agencia de Defensa de Proyectos de Investigación (DARPA, su sigla en inglés), de EE.UU., que tiene como objetivo crear miembros artificiales que puedan restablecer el control motor natural y la sensación en personas amputadas.

No hay comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.